Read El libro de los manuales Online

Authors: Paulo Coelho

Tags: #Autoayuda, Ensayo, Referencia

El libro de los manuales

 

En este libro podrás encontrar diferentes ideas y reflexiones en forma de Manuales, que Paulo Coelho ha recopilado a través de su vasta experiencia como escritor y personaje de reconocimiento mundial. Verás reflejadas las más diversas situaciones y desafíos cotidianos, que con su característica creatividad, Paulo Coelho logra desmitificar y brinda una perspectiva fresca e innovadora.

Paulo Coelho

El libro de los manuales

ePUB v1.0

Arma_X
13.04.12

Título original en portugués:
O livro dos manuais

Edición en formato digital: Abril de 2012

© 2008, Paulo Coelho

© 2012, Pilar Obón, por la traducción

Diseño de la cubierta: © Pavel Rut

El hombre y sus manuales

Existen en el diccionario diversas definiciones para "manual". La más clásica es la que ya conocemos: trabajo con las manos. Otra, muy utilizada también, viene de los peregrinos, que necesitaban cargar libros no muy pesados en sus equipajes, para que pudieran leerlos y reflexionar usando solo aforismos como referencia.

He leído mucho manuales en mi vida; desde cómo armar barcos, hasta los que enseñaban a utilizar una computadora (hoy en día, la misma máquina nos dice lo que debemos hacer). Poco a poco, fui desarrollando una cierta pasión por este tipo de texto, y comencé a inventar mis propios manuales, basados en observaciones cotidianas. Cuando Celso Loducca me pidió un texto, pensé: "¿Por qué no reunir los manuales que he venido escribiendo a lo largo de todo este tiempo, y publicarlos?". El resultado es este libro que el lector tiene en sus manos.

En el proceso de desarrollar el proyecto, me encontré con algunos "manuales" que escribí utilizando textos de otras personas: Carlos Castañeda, Tahlan, Mario Rosa y Stephan Rechtschaffen, que están indicados en las páginas respectivas.

¿Una sugerencia? Escriba sus propios manuales. Es un ejercicio fantástico.

Paulo Coelho

Convención de los heridos de amor

Disposiciones generales:

A — Considerando que el dicho "en el amor y en la guerra todo se vale", es absolutamente correcto;

B — Considerando que en la guerra tenemos la Convención de Ginebra, adoptada el 22 de agosto de 1864, que determina cómo deben ser tratados los heridos en el campo de batalla, y dado que hasta hoy no ha sido promulgada ninguna convención relativa a los heridos de amor, cuyo número es mucho más grande;

Se decreta que:

Art. 1 — Todos los amantes, de cualquier sexo, quedan advertidos que el amor, además de ser una bendición, es también algo extremadamente peligroso, imprevisible, capaz de acarrear serios daños. En consecuencia, quien se proponga amar debe saber que está exponiendo su cuerpo y su alma a diversos tipos de heridas, y no podrá culpar a su pareja en ningún momento, ya que el riesgo es el mismo para ambos.

Art. 2 — Una vez que se ha sido alcanzado por una flecha perdida del arco de Cupido, se debe solicitar en seguida al arquero que dispare la misma flecha en dirección contraria, con el objeto de no someterse a la herida conocida como "amor no correspondido". En caso de que Cupido se rehúse a tal acción, la Convención aquí promulgada exige del herido que retire de inmediato la flecha de su corazón y la tire a la basura. Para conseguir tal propósito, debe evitar telefonemas, mensajes por Internet, envío de flores que terminan siendo devueltas, o cualquiera y todo medio de seducción, ya que los mismos pueden dar resultados a corto plazo, pero siempre acaban saliendo mal con el paso del tiempo. La Convención decreta que el herido debe buscar inmediatamente la compañía de otras personas, intentando controlar el pensamiento obsesivo de "vale la pena luchar por esta persona".

Art. 3 — En caso de que la herida provenga de terceros, es decir, el ser amado se interesó por alguien que no estaba en el itinerario previamente establecido, la venganza queda expresamente prohibida. En este caso, se permite el uso de lágrimas hasta que los ojos se sequen, algunos golpes en la pared o en la almohada, conversaciones con amigos donde se puede insultar a la antigua pareja, alegar su completa falta de gusto, pero sin difamar su honra. La Convención determina que se aplique también la regla del Art. 2: buscar la compañía de otras personas, de preferencia en lugares distintos a los frecuentados por la otra parte.

Art. 4 — En heridas leves, clasificadas aquí como pequeñas traiciones, pasiones fulminantes que no duran mucho, desinterés sexual pasajero, se debe aplicar con generosidad y rapidez el medicamento llamado Perdón. Una vez aplicado dicho medicamento, no se debe voltear hacia atrás ni una sola vez, y es necesario olvidar el tema por completo, y no utilizarlo jamás como argumento en una pelea o en un momento de odio.

Art. 5 — En todas aquellas heridas definitivas, llamadas también "rupturas", el único medicamento capaz de hacer efecto se conoce como Tiempo. De nada sirve buscar consuelo en lectores de cartas (que siempre dicen que el amor perdido volverá), libros románticos (cuyo final es siempre feliz), telenovelas o cosas por el estilo. Se debe sufrir con intensidad, evitando por completo drogas, calmantes, oraciones a los santos. El alcohol solo será tolerado en un máximo de dos copas de vino al día.

Determinación final:

Los heridos de amor, al contrario de los heridos en los conflictos armados, no son víctimas ni victimarios. Eligieron algo que forma parte de su vida, y así es como deben encarar la agonía o el éxtasis de su elección.

Los que jamás fueron heridos de amor, nunca podrán decir: "Viví". Porque no vivieron.

El guerrero de la luz y su búsqueda

1) El guerrero de la luz conoce la importancia de su intuición.

En medio de la batalla, no tiene tiempo para pensar en los golpes del enemigo: entonces, usa su instinto, y obedece a su ángel. En tiempos de paz, descifra las señales que Dios le envía.

Las personas dicen: "Está loco".

O bien: "Vive en un mundo de fantasía".

O incluso: "¿Cómo puede confiar en cosas que no tienen lógica?".

Pero el guerrero sabe que la intuición es el alfabeto de Dios, y sigue escuchando al viento que habla con las estrellas.

2) Para el guerreo no existe amor imposible. No se deja intimidar por el silencio, por la indiferencia ni por el rechazo. Sabe que detrás de la máscara de hielo que usan las personas, existe un corazón de fuego.

Por eso el guerrero arriesga más que los otros. Busca incesantemente el amor de alguien; aunque eso signifique escuchar muchas veces la palabra "no", volver derrotado a casa, sentirse rechazado en cuerpo y alma.

Un guerrero no se deja asustar cuando busca lo que necesita. Sin amor, no es nada.

3) Un guerrero de la luz no siempre puede elegir su campo de batalla. A veces es tomado por sorpresa en medio de combates que no deseaba; pero de nada sirve huir, porque esas batallas le seguirán.

Entonces, en el momento en que el conflicto es casi inevitable, el guerrero conversa con su adversario. Sin demostrar miedo o cobardía, trata de averiguar por qué el otro quiere pelear; qué cosas lo hicieron salir de su aldea y buscarlo para tener un duelo. Sin desenvainar la espada, el guerrero lo convence de que esa batalla no es suya.

Un guerrero de la luz escucha lo que su oponente tiene que decir. Y solo pelea si fuera necesario.

Pero, si no tuviese otra alternativa, no piensa en la victoria ni en la derrota: lleva el combate hasta el final.

4) El guerrero de la luz nunca olvida el viejo dicho: el buen cabrito no berrea.

Las injusticias suceden. De repente, él también se ve envuelto en situaciones que no merecía, en momentos en que no está en condiciones de defenderse.

En esas horas, el guerrero permanece en silencio. No gasta energía en palabras, porque estas no pueden hacer nada; es mejor usar las fuerzas para resistir, tener paciencia y saber que Alguien está mirando. Alguien que vio el sufrimiento injusto, y que no se conforma con él.

Este Alguien da al guerrero lo que este más necesita: tiempo. Tarde o temprano, todo volverá a trabajar a su favor.

Un guerrero de la luz es sabio; no habla de sus derrotas.

5) Un guerrero de la luz asume por entero su Leyenda Personal; la razón de su vida. Sus compañeros comentan: "¡Su fe es admirable!".

El guerrero se siente orgulloso por algunos instantes, y luego se avergüenza de lo que escuchó, porque no tiene la fe que demuestra.

En ese momento, su ángel susurra: "Eres solo un instrumento de la luz. No tienes motivos para vanagloriarte, ni para sentirte culpable; solo tienes motivos para cumplir con tu destino".

Y el guerrero de la luz, consciente de que es un instrumento, se queda más tranquilo y seguro.

Estatutos del siglo XXI

1) Todos los hombres son diferentes. Y deben hacer lo posible para continuar siéndolo.

2) A todo ser humano se le concedieron dos formas de actuar: la acción y la contemplación. Ambas llevan al mismo lugar.

3) A todo ser humano se le concedieron dos cualidades: el poder y el don. El poder dirige al hombre al encuentro con su destino; el don le obliga a compartir con los demás lo que hay de mejor en sí mismo.

4) A todo ser humano le fue otorgada una virtud: la capacidad de elegir. Quien no utiliza esa virtud la transforma en una maldición, y otros elegirán por él.

5) Todo ser humano tiene derecho a dos bendiciones, a saber: la bendición de acertar y la bendición de equivocarse. En el segundo caso, existe siempre un aprendizaje que lo conducirá al camino correcto.

6) Todo ser humano tiene un perfil sexual propio, y debe ejercerlo sin culpa, siempre que no obligue a los demás a ejercerlo con él.

7) Todo ser humano tiene una leyenda personal que cumplir, que es la razón de que esté en el mundo. La leyenda personal se manifiesta a través del entusiasmo por su tarea.

Párrafo único: se puede abandonar por algún tiempo la leyenda personal, siempre que no se le olvide, y que se vuelva a ella en cuanto sea posible.

8) Todo hombre tiene su lado femenino, y toda mujer tiene su lado masculino. Es necesario utilizar la disciplina con intuición y utilizar la intuición con objetividad.

9) Todo ser humano precisa conocer dos lenguajes: el lenguaje de la sociedad y el lenguaje de las señales. Uno sirve para la comunicación con los otros. El otro sirve para entender los mensajes de Dios.

10) Todo ser humano tiene derecho a buscar la alegría, entendiéndose por alegría algo que le pone contento, no necesariamente aquello que contenta a los otros.

11) Todo ser humano debe mantener viva dentro de sí la sagrada llama de la locura. Y debe comportarse como una persona normal.

12) Solo se consideran faltas graves las siguientes: no respetar el derecho del prójimo, dejarse paralizar por el medio, sentirse culpable, pensar que no merece lo bueno y lo malo que le ocurre en la vida, y ser cobarde.

Párrafo 1: amaremos a nuestros enemigos, pero no haremos alianzas con ellos. Ellos fueron puestos en nuestro camino para probar nuestra espada, y merecen el respeto de nuestra lucha.

Párrafo 2: escogeremos a nuestros enemigos.

13) Todas las religiones llevan al mismo Dios, y todas merecen el mismo respeto.

Párrafo único: un hombre que escoge una religión, está eligiendo también una forma colectiva de adorar y compartir los misterios. Por lo tanto, él es el único responsable de sus acciones en el camino, y no tiene derecho a transferir a la religión la responsabilidad de sus decisiones.

Other books

Fools Rush In by Ginna Gray
Dead City by Lee J Isserow
The Spirit Path by Madeline Baker
Phoenix Rising by Heather R. Blair
Prelude to Terror by Helen Macinnes